Somos una sociedad cariñosa, afectiva , «tocona» y hasta excesivamente ruidosa…dicen. Pero cuando toca , ¡nos venimos arriba! Nunca habíamos valorado tanto la libertad. El simple hecho de sacar a pasear al perro, ir a por el pan, bajar la basura o recoger el correo…